martes, abril 23, 2024
martes, abril 23, 2024
Portada » #mediadorenred2023 Zulema, la puntana que festejó sus 100 años entre vivencias, anécdotas y el cariño de la gente

#mediadorenred2023 Zulema, la puntana que festejó sus 100 años entre vivencias, anécdotas y el cariño de la gente

by centro
0 comment

La vecina de la ciudad de San Luis nació el 1 de febrero de 1923 y festejó su centenario a lo grande. En la cálida comodidad de su casa, recibió a El Chorrillero y nos contó su historia.

Cecilia Zulema Ojeda cumplió 100 años el pasado 1 de febrero. Nació en Beazley y de su infancia tiene muchos recuerdos de su abuela materna, quien la crió ya que perdió a su mamá a los 10 años.

 

Desde chiquita tiene problemas en los bronquios, pero nunca la imposibilitó de nada. De hecho hoy no es un inconveniente y puede hacer su vida sin molestias. Su único dolor suele ser de huesos.

 

A los 18 años, después de irse a vivir con unos tíos a Justo Daract y previo a estudiar costurería, le diagnosticaron apéndice y tenía que operarse en Villa Mercedes. Le envió una carta para avisarle a una tía paterna de Buenos Aires que iba a pasar por el quirófano e instantáneamente le enviaron los pasajes para que se atienda en Capital Federal, más precisamente en el Hospital Rivadavia.

 

Tras recuperarse, decidió quedarse en Buenos Aires donde trabajó como vendedora de sombreros y también en la fábrica de chocolates Nestle. Reconoció que no era muy amante del dulce y que el olor previo a llegar a cumplir con su labor le quitaba el deseo de probar.

 

 

Zulema, la puntana que festejó sus 100 años entre vivencias, anécdotas y el cariño de la gente

La vecina de la ciudad de San Luis nació el 1 de febrero de 1923 y festejó su centenario a lo grande. En la cálida comodidad de su casa, recibió a El Chorrillero y nos contó su historia.

 

Zulema cumplió 100 años y lo festejó con el afecto de sus seres queridos

Zulema cumplió 100 años y lo festejó con el afecto de sus seres queridos

por Gastón Vila Calderón

elchorrillero.com

12/02/2023 • 02:15

 

 

Cecilia Zulema Ojeda cumplió 100 años el pasado 1 de febrero. Nació en Beazley y de su infancia tiene muchos recuerdos de su abuela materna, quien la crió ya que perdió a su mamá a los 10 años.

 

Desde chiquita tiene problemas en los bronquios, pero nunca la imposibilitó de nada. De hecho hoy no es un inconveniente y puede hacer su vida sin molestias. Su único dolor suele ser de huesos.

 

A los 18 años, después de irse a vivir con unos tíos a Justo Daract y previo a estudiar costurería, le diagnosticaron apéndice y tenía que operarse en Villa Mercedes. Le envió una carta para avisarle a una tía paterna de Buenos Aires que iba a pasar por el quirófano e instantáneamente le enviaron los pasajes para que se atienda en Capital Federal, más precisamente en el Hospital Rivadavia.

 

Tras recuperarse, decidió quedarse en Buenos Aires donde trabajó como vendedora de sombreros y también en la fábrica de chocolates Nestle. Reconoció que no era muy amante del dulce y que el olor previo a llegar a cumplir con su labor le quitaba el deseo de probar.

 

 

 

Después de 6 años, viajó a San Luis para vacacionar y ver a su familia. Extrañaba a su abuela y hermana menor.

 

Sus hermanos (eran 4: dos hombres y dos mujeres) la convencieron para que se quedara en la provincia.

 

Trabajó más de 30 años en el Ente Provincial de Electricidad y en el Ente Provincial de Agua y Energía cuando cambió de nombre la empresa.

 

Aseguró que todos los días, la alarma para despertarse sonaba a las 5 de la mañana y que nunca le costó levantarse y que era feliz yendo a trabajar.

 

Pasando sus 40 años, conoció a Atilio Rubén Peralta. Se casaron en la Catedral de la ciudad de San Luis y tuvieron a su hija Claudia que es monja y vive en La Pampa.

 

Su esposo falleció 6 años después. Ella se quedó viviendo en su actual domicilio, en calle Pringles, antes de llegar a Av. Juan Domingo Perón.

 

Extraña el San Luis de antes, cuando se podía salir a tomar mates, a juntarse con los vecinos. “Era todo más familiar”, dijo.

 

Hoy, convive con un sobrino que está a la mañana para realizar las compras y luego regresa a la noche porque “trabaja y está de novio”.

 

Cuenta con tres cuidadoras que se reparten los días, aunque una se queda todas las noches a acompañarla.

 

Zulema sostiene que las cosas malas que le tocó vivir las superó aferrándose a Dios y con la certeza de que todo pasa por algo y que no siempre todo va a ser positivo o bueno. Se repone rápido y “pienso en que tengo que salir adelante”.

 

En ese sentido, recalcó que se levanta todos los días a las 6 de la mañana y lo primero que hace es leer el rosario.

 

Destacó que ve televisión, escucha la radio y se mantiene informada del plano local, nacional e internacional y que a pesar de que las noticias siempre son negativas, ella las toma con tranquilidad y sin hacerse mala sangre.

 

La nueva era de la tecnología no le pesó ni le influyó en nada. Hasta maneja un dispositivo celular que usa para comunicarse todos los días con su hija y para relacionarse con familiares y amigas. “Aprendo rápido. Me pueden traer cualquier cosa que si me enseñan, me adapto”, subrayó.

 

Su papá falleció a los 97 años y su hermana que aún vive, tiene 90 años. Llegar a los 100 para ella es una cuestión de positivismo y de disfrutar.

 

Mencionó que no se cuida con la comida, aunque come poco, pero de todo: “sesos, achuras”.

 

También dijo que toma una medida de vino puro cuando come carne y que nunca le puede faltar el postre: la fruta como opción segura.

 

La siesta, para Zulema es sagrada. No puede faltar. De 14 a 16 todos los días se acuesta a dormir. Incluso relató que vio la final del Mundial entre Argentina y Francia, pero la definición por penales se la perdió porque ya era la hora de la siesta.

 

Festejó su cumpleaños de 100 con 120 invitados. Familiares de Rufino (Santa Fé), Vicuña Mackenna, Junín, Mendoza, La Pampa y Beazley, entre otros lugares. Le brindaron cariño y amor a una persona que siempre tiene una historia para contar. Que del tema que le hables tiene respuestas y que te atrae y simpatiza con su sonrisa y amabilidad.

 

Zulema se encuentra en excelente estado de salud y, pese a su edad, está lúcida y disfruta de la vida con paz y armonía.

 

Por último, y al consultarle si era la mujer más grande de San Luis, dio un dato curioso. Su vecina cumplió 100 en diciembre.

 

You may also like

Mediador en Red periodismo independiente , Portal de noticias contenido online sobre La Provincia, el Pais y El Mundo.

Subscribe

Subscribe my Newsletter for new blog posts, tips & new photos. Let's stay updated!

Mediador en Red  – All Right Reserved. Designed and Developed by GC
-
00:00
00:00
Update Required Flash plugin
-
00:00
00:00