#mediadorenred2023 Tiene a dos hijos enfermos y está padeciendo la salud pública pediátrica que tiene San Luis

mediador
mediador 23 enero, 2023
Updated 2023/01/23 at 11:14 AM

Una madre espera que le den un tratamiento o derivación a su pequeño de 11 año que sufre neurofibromatosis de tipo 1, y que ya tuvo dos operaciones en un pie donde tiene tumores. Además su hija de 14 espera desde octubre del año pasado un turno para hacerse una resonancia en una rodilla.

La historia de Yohana Lagoa refleja la crisis en la atención médica, particularmente en Villa Mercedes. Tiene a su hijo con neurofibromatosis tipo 1 y todavía no consigue un tratamiento o una derivación para que el menor de 11 años tenga una mejor vida, y principalmente su salud controlada. Los recursos económicos de la familia no le permiten tratarlo de manera particular y por eso se mueve de acuerdo a los tiempos que manejan los hospitales públicos de la provincia.

 

La mujer tiene tres hijos en total y junto a su marido, que es albañil, viven en el barrio que Alberto Fernández y Alberto Rodríguez Saá entregaron sin terminar, y que el gobernador bautizó como «Unión». En una de esas casas, como casi todos los vecinos, la familia padece las consecuencias de lo que se hizo mal. Tirantes que se llueves y puertas rotas, cómo mínimo.

 

En diálogo con El Chorrillero, Logoa contó que el 7 de noviembre le realizaron a su hijo el estudio denominado exoma en la ciudad de San Luis que permite conocer en profundidad de la enfermedad que padece, pero hasta el momento no tiene novedades. “Me dice la médica que todavía no está el resultado. Me dijo que con eso vamos a ver de dónde venían esos tumores y si eran benignos o malignos”, explicó la mujer, que necesita respuestas inmediatas, y por eso decidió contar todo lo que está viviendo.

 

Enzo fue operado en dos oportunidades porque le salen tumores en su cuerpo. En la última cirugía que le hicieron en un pie “todavía le quedaba un 10% más en la planta que están pegados a los tendones”, según contó Lagoa.

 

“Tiene otro en la cabeza. Me preocupa porque se le ha empezado a caer el pelo. Se descompone feo, tiene migrañas. Hace tres años que venimos luchando para ver si lo podemos derivar, o hacer una consulta en otro lugar, pero no quieren. Acá creen que él está bien”, relató la mamá.

Por otra parte, tampoco puede encontrar una solución al problema que tiene su hija de 14 años en una rodilla. Hizo dos años de tratamiento en kinesiología, y en septiembre del año pasado se volvió a resentir en el mismo lugar.

 

“Desde octubre estamos esperando para hacer una resonancia. Me dieron turno para el 18 de febrero. Tuve que ir a pelearme con la directora del Policlínico y llevé a mi nena para que vea que no puede caminar, entonces me adelantaron para el 30 de enero”, relató.

 

No es la primera vez que se conoce sobre irregularidades en la atención dentro del servicio de pediatría del Hospital “Juan Domingo Perón”, como tampoco es nada nuevo que los pacientes deban hacer extensas filas para conseguir turnos a tres o cuatro meses.

 

Muchos padres se han expresado a través de las redes sociales, y han cuestionado al Gobierno provincial porque “no hay profesionales”. Antes de que terminara el 2022, la muerte de un bebé durante un parto derivó en una denuncia por “mala praxis y trato deshumanizado” en el nosocomio público. Hasta acá nada ha cambiado.

El Chorrillero

Share this Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *